Lugán y el sonido 
Lugán desde siempre ha utilizado el sonido en sus obras, decantandose por la creación musical contemporánea, no solo ha creado los propios sonidos para sus instalaciones, sino que ha colaborado con diversos músicos contemporáneos de la categoría de Tomás Marco. 
Un ejemplo claro son sus Teléfonos aleatorios de Los encuentros de Pamplona.


Mostramos a continuación algunas de sus obras con sonido.
 

 

Lugán se recrea a si mismo: Bosque de teléfonos (1972)  ·  Bosque sonoro (2002)

 

 

Escuchas convergentes (1970)  ·  Máquina de escribir (1970) · Teléfonos aleatorios (1972)

 

 

Esfera de luz y sonido (1973)  ·  Grifo sonoro (1973) · Violín en el agua (1988) · Esculturas sensibles al sonido

© Antonio Alvarado.